logo


Realizado por Juan Aldaz (miembro de KAIT)

 

¿Cómo activar el interruptor de la práctica deportiva del FrontON/OFF? 

 

Con motivo de la celebración de los X Encuentros de Políticas Deportivas en los Municipios Hábitats para el deporte que tuvieron lugar en Irún los días 26 y 27, tuve el placer de clausurar y realizar la labor de síntesis de unos encuentros que, sin lugar a dudas, fueron de lo más enriquecedores y sugerentes.

Los encuentros estuvieron organizados en torno a tres bloques de contenido, con sus correspondientes ponencias y experiencias, con el propósito de ahondar en la idea de los municipios en tanto que hábitats deportivos.

La propuesta de responder a este encargo activó en mí una primera sensación de satisfacción muy agradable relacionada con el alimento que supuso para mi ego ser “elegido” para la responsabilidad de sintetizar y clausurar unos encuentros en los que participaban muchas personas a las que aprecio tanto a nivel profesional como personal. No obstante, acto seguido, esta satisfacción se convirtió en un reto incomodo al que dar respuesta desde lo que soy, un artesano del conocimiento (o sociólogo como prefieren decir algunos/as) que cree que comprender y ayudar a las personas es un ejercicio radical de humildad que, lejos de darnos una autoridad por defecto en la explicación de la realidad social, cualquiera que sea, nos exige reiniciar nuestras preguntas y posibles respuestas cada vez que se nos presentan retos como este.

Así, el ordenador portátil sobre el que trabaje en la elaboración de la presentación de resumen y clausura de los encuentros fue adquiriendo la forma de un frontón que, cada vez que leía y releía cada uno de los trabajos, me devolvía nuevas cuestiones difíciles de articular en un único discurso que no fuera mi visión subjetiva de las aportaciones realizadas al mismo. De hecho, el símil del frontón se abrió ante mí como el hilo conductor de todas las ponencias y experiencias compartidas dado que, hablando de los hábitats, de sus dinámicas, sus conflictos y,  por supuesto, sus paradojas, estábamos hablando de nuestro espacio arquetípico: el Frontón, o mejor dicho, el FrontON/OFF. Volveré a esta idea al final.

El primer bloque temático, moderado por Harkaitz Angiozar, y bajo el título El hábitat como entorno físico: planeamiento, diseño e infraestructuras para el deporte, nos permitió profundizar en la piedra angular de los encuentros de que un espacio (urbs) deportivo no es necesariamente un lugar (hábitat=urbs/civitas/polis) deportivo o, a la inversa, que un espacio “no” deportivo, puede ser un lugar deportivo, de la mano de las aportaciones realizadas por Juanma Murua y Juan Andrés Hernando, y las experiencias de Urban Sasoi: código de Urbanismo activo (Naiara Zabala), Active Urbes recorridos urbanos (Patxi Galarraga), Preparar la ciudad para albergar grandes eventos (Txus Rojo), y Retos actuales en los Planes Forales de Equipamientos Deportivos (José Luis Andueza).

En el segundo bloque temático, La dinamización del hábitat para el deporte moderado por Aitziber Muñoz, ahondamos en el papel de la civitas en la (re)generación de hábitats deportivos, destacando, de la mano de  Gaspar Maza la disonancia creativa entre el espacio y el público, y las evidencias de los programas que funcionan en esta activación deportiva, de la mano de Aitziber Benito. Las experiencias prácticas en este bloque fueron Ermua Mugi (Antton García), Mugisare – Mugiment (Izaskun Uribesalgo), Vitoria-Gasteiz: La ciudad como elemento favorecedor de la actividad física (Mikel Hoyos), y Balance sobre experiencias municipales en Gipuzkoa de promoción del uso de la bicicleta (Edorta Bergua).

Para el tercer y último bloque, titulado Regulación y administración del hábitat para el deporte y moderado por Matzalen Laskibar, contamos con las aportaciones de Ion Iriarte y José Pelegrín se centraron en el papel de la polis en los hábitats deportivos tomando como referencia, en el primer caso, la importancia del diseño de servicios para la gestión deportiva y, en el segundo, el papel de los eventos populares.

Tras un agradable café para compartir reflexiones y vivencias sobre la aplicabilidad de lo aprendido en las jornadas a la tarea profesional cotidiana, disfrutamos de la conversación sobre el tema de las jornadas entre Luis Solar, Antton García, Marian Ispizua y Ana Vallejo, que, como cabía esperar, nos ayudaron a confrontar y procesar muchos de los argumentos e ideas expuestas a lo largo de dos intensos días, apuntando la importancia de recordar, y retomar, el origen y significado de la palabra deporte, del latín deportare, en su acepción de puertas afuera.

Para finalizar con las aportaciones a los encuentros, Rogelio Fernández, en su ponencia clausura, nos subrayo la importancia de las emociones en la gestión de los servicios deportivos apuntando la idea de que, quizás, cabe pensar en combinar la efectividad con la afectividad en la gestión.

Retomando la idea del FrontON/OFF apuntada más arriba, el poso que a mí me dejaban todas las aportaciones realizadas a los encuentros era que, en la gestión del hábitat deportivo, hemos de operar, y de hecho ya se está operando, un cambio hacia una activación continua del diálogo entre la urbs, la civitas y la polis. Este cambio, subrayando la que, a mi entender, puede considerarse la síntesis argumental de las aportaciones realizadas a los encuentros y que no es otra que, la necesaria visión sistémica, poniendo en el centro a las personas y su  participación en este dialogo (urbs/civitas/polis) con el objetivo de generar hábitats que emocionen, seguros y saludables.

En este sentido, y como última reflexión, entiendo que la activación del hábitat deportivo, o pasar de los espacios FrontOFF a los lugares FronON,  es posible, y seguirá siendo posible, gracias a la pasión y el interés que ponen las personas a su tarea de construir unos hábitats mejores. Por eso, termino reivindicando el papel de los artesanos y las artesanas  del deporte (gestores, emprenderores/as, investigadores/as, docentes,…) que, desde la pasión, la humildad y el trabajo cotidiano, tratan de abrirse a sus hábitats para hacerlos mejores, pasito a pasito, para el deporte y desde el deporte.